Inicio » Actitud Positiva, Arte y Cultura, Lo más destacado, Portada, Premio

La Cocina Mexicana: Un Mundo Feliz

11 May 2011 3 Comments

J.R.R. Tolkien alguna vez dijo, “si más de nosotros valoráramos la comida y le cantáramos y celebráramos por encima del oro, éste sería un mundo más feliz”.  Tal vez el amor que México le tiene a su comida explica nuestro carácter festivo, y entonces el reconocimiento que recientemente le dio la UNESCO a la comida Mexicana como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad podría verse como una lección a seguir por el mundo. En todo caso, México es definitivamente mucho más de “lo que se ve a simple vista”, por eso está considerado como el campeón del patrimonio cultural de América.

Si se trata de elegir, la experiencia turística en México podría definirse con una nueva palabra que transformar el disfrutar y aprender en una sola. Lo dejamos a los expertos. Pero, en qué otro lugar puede uno encontrar hermosas y largas playas al lado de paisajes de montaña, desierto, jungla, ruinas arqueológicas, o incluso, fuertes medievales? Todo al alcance de una infraestructura turística de primera clase, y mientras se disfruta de un servicio de primer mundo –inclusive, “de dar envidia”- y del gozo que es la comida mexicana con sus vinos y cervezas.

En noviembre del 2010, la UNESCO le otorgó a la cocina mexicana y a la francesa, su reconocimiento como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad. Únicos en el mundo. Sobre la cocina mexicana, la UNESCO explica que se considera un modelo cultural comprehensivo que incluye métodos de cultivo, prácticas rituales, habilidades milenarias, técnicas culinarias, así como maneras y costumbres comunales ancestrales. Se logra mediante la participación colectiva a lo largo de toda la cadena de la comida tradicional: desde el cultivo y la cosecha, hasta la preparación y consumo. Abarca métodos de cultivo únicos como las milpas y chinampas; los procesos de cocción como la nixtamalización y utensilios singulares como los molcajetes. Por supuesto, se considera también el papel de ingredientes originarios como lo son variedades de tomates, calabazas, aguacates, cocoa y vainilla. La cocina mexicana es elaborada y llena de simbolismos, y el conocimiento de la misma, así como de sus técnicas, expresa la identidad comunitaria, refuerza los lazos sociales y construye identidades locales, regionales y nacionales más fuertes.

La cultura mexicana de apreciar la comida y de hacer de ésta toda una experiencia de nutrición abarca tanto la comida callejera, como a las calles famosas por su restaurantes, y va más allá de la comida mexicana solamente. Así, es posible encontrar lugares como Presidente Masaryk, famosa calle de la Ciudad de México por sus grandes restaurantes y comida de todas las regiones de México, y también ahí ver cómo el amor de este país por la comida ha enriquecido su relación con otras cocinas del mundo. Así, en un solo lugar, es posible encontrar una experiencia de primera clase de casi todas las cocinas del mundo.

En cuanto a la comida “de la calle”, del norte al sur, y a través de sus 3,169 kms. de largo, es posible comer como rey sin importar realmente el presupuesto que se tenga. Puede uno encontrarse, como lo recomienda CNN Travel, en el Mercado de Ensenada en Baja California y acompañar a la gente a comer unos tacos de pescado; tortillas recién hechas con mero capeado, tiras de col, cebolla picada, aguacate, jalapeños y la salsa de mayonesa agridulce del local. Una parada en el viaje en Guadalajara puede dar la oportunidad de tomarse un tequila y probar las “fritangas” del lugar; las famosas tortas ahogadas que con sus salsas hechas en casa lo llevan a uno a olvidar por completo cualquier concepto previo que se tiene de tortas. O también puede uno elegir entre el mundo de opciones que la Ciudad de México ofrece; desde esos deliciosos tubos de masa frita espolvoreada con canela llamados churros, hasta elotes asados, o carnitas, pasando por jugos frescos recién exprimidos. Tal vez pueda uno decidirse y comer, ya que los encuentra casi en cada esquina,  unos tacos al pastor. El cilantro, la cebollita picada y el limón exprimido hacen una guarnición perfecta. Más al sur, puede estar en el corazón de Cancún, en su fantástico mercado, disfrutando tostadas de camarón, marlin o huachinango. Eso sí, con una cerveza mexicana bien fría.

Por eso, confesando la verdad, después de botanear unos totopos con guacamole, comer un fideo seco a los tres chiles, un filete al huitlacoche, y de postre, un exquisito helado de vainilla de Papantla; quién no es más feliz?

3 Comentarios »

  • yaya Escribió:

    definitivamente has acertado al hablar de uno de los topicos de lo que nos vuelve unicos: la comida!!!
    nostoros, los mexicanos, somos lo que somos en parte a lo que comemos… somos ardientes como un habanero, dulces como la vainilla, enjundiosos como el maiz, extrovertidos como los tomates… y la “llevamos bien con todo” como las tortillas!

    saludos desde mty
    soy tu fan!

  • huntRED – Headhunter, Consultoría & mucho más | huntRED Escribió:

    [...] es México un lugar de extrema belleza, sino de desarrollo y avanzada que convive con una manera tradicional de vivir en comunidad y de disfrutar su cultura. ¿Estamos listos para vivir a la altura de estas estimaciones? Si no, es [...]

  • La Realidad del Patrimonio Gastronómico Nacional | ElCatalista Escribió:

    [...] September 2012 No Comment Ya son casi dos años de que México fue distinguido con el titulo de Patrimonio Gastronómico inmaterial de la Humanidad, por cierto junto con Francia. Me pregunto: ¿Existe en realidad una Gastronomía Mexicana o es una [...]

Deja tu comentario:

Agrega tu comentario o comparte el artículo en tu Web. Suscribete a los comentarios via RSS.

*