Inicio » Actitud Positiva, Datos y Cifras, Lo más destacado, Portada

México: Paraíso Fiscal

30 June 2010 One Comment

Hablar de impuestos siempre es un tema difícil. En realidad a nadie nos agrada pensar en pagarlos. Sin embargo, resulta que según un estudio de KPMG, México es un país en el que las cargas impositivas son relativamente bajas, en comparación con el resto de los países de Occidente. En un estudio realizado a 10 países desarrollados, entre los que se encuentran Francia, Japón, Italia, Alemania, Estados Unidos, el Reino Unido, Australia, Canadá, Holanda y México; se encontró que México es el país que tiene la menor carga de impuestos en cuanto a impuestos corporativos.

Una menor tasa de impuestos comparada con otros países se traduce en un beneficio directo para la economía del país. Se convierte en una ventaja competitiva, ya que se incentiva la inversión directa en el país, y esto siempre se traduce directamente en nuevas fuentes de empleo para los mexicanos.

México tiene el Índice de Impuestos Total (IIT) más bajo de todos los países estudiados, con una puntuación de 59.9. Esto equivale a que en México las tasas impositivas son un 40.1% menores a las tasas de Estados Unidos que es el país que presenta la más alta de todos los países estudiados, con una IIT de 100.,

Si bien es cierto que en México existe una queja generalizada sobre la aplicación de los impuestos, y también sobre la igualdad con la que nos dividimos el pago de los mismos, la realidad es que México tiene un esquema fiscal muy accesible para sus ciudadanos e inversionistas. De hecho, México resulta un paraíso fiscal. El estudio nos demuestra que los impuestos en México no son tan altos como pueden parecernos. Nuestra recaudación como porcentaje del PIB asciende al 11%, cuando el promedio de América Latina es 18%, de acuerdo a datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de Naciones Unidas.

Esto por una parte claramente resulta ventajoso. Sin embargo, el costo de tener niveles de recaudación tan bajos es que se reducen las oportunidades de destinar recursos públicos para atender necesidades de diversos grupos de la población y de fortalecer las políticas sociales y de desarrollo humano. Más aún, en el caso de México el gobierno compensa la baja recaudación con los ingresos por venta de petróleo.

Es importante tomar en cuenta que el Gobierno de México hace un esfuerzo al no elevar las tasas impositivas para estar a la altura del resto de países desarrollados, y mucho menos emular a nuestros vecinos del norte. En realidad, los impuestos no son una forma que utilice el gobierno para explotarnos ni para dar lujos a los funcionarios públicos.

De hecho, México es uno de los países de la Organización Mundial para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) con menor gasto gubernamental medido como porcentaje del PIB. Ese comparativo nos demuestra que en efecto, que se tiene una baja recaudación con la que se puede llevar a cabo el funcionamiento de la estructura de funciones públicas requeridas por el país.

¿Qué sería posible si en lugar de quejarnos por el alto pago de impuestos que tenemos, nos damos cuenta de que somos afortunados al tener que pagar tasas tan bajas? ¿Qué sería si todos cooperamos con nuestro pago de impuestos para apoyar al gobierno en el desarrollo que nuestro país necesita?

1 Comentario »

Deja tu comentario:

Agrega tu comentario o comparte el artículo en tu Web. Suscribete a los comentarios via RSS.

*